jump to navigation

Tregua. Entre el preludio y la introducción diciembre 10, 2011

Posted by breavman in Uncategorized.
add a comment

Comezaron a derrumbarse los edificios, explotaban los coches, los perros auyaban, los niños lloraban, los pájaros gritaban…toda aquella energía, se desparramaba por el mundo, destruyendo todo el orden establecido.

Como una explosión de vida se expandía la onda, y de un continente al otro la violencia. Muchos murieron. Bañado el mundo en sangre y semen.

Las olas fueron altas y fuertes, los volcanes escupieron el fuego contenido por siglos.

El orden alcanzado se rompió.

Un hombre escondido en una cueva, cerca del centro de la tierra, lloraba.

Una mujer cansada no veía, cegada de sueños.

Y ellos sin moverse, sabían que el fin del mundo se acercaba.

El amor no había venido a la tierra a traer paz, sino espada. A poner al hijo en contra del padre, a la hija en contra de la madre. Los enemigos dentro de la propia casa. Había venido a traer fuego y revolución.

Tregua. Preludio diciembre 9, 2011

Posted by breavman in Uncategorized.
add a comment

Siete días antes de que ocurrieran estos hechos, mucho tiempo antes para el calendario de ella, habría podido cambiar esta historia y evitarse el desastre.

Decidida a seguir adelante sola, ella, se sentó delante del papel y escribió una larga solicitud de tregua. Miemtras su deseo ahuyaba y se retorcía, su mano , movida por su mente, escribió las palabras razonables.

Ella pidió querer dejarlo. Envió la carta y antes de que llegara a su destino, supo que no se puede dejar lo que no se tiene.

Tregua. Introducción y capítulo I. diciembre 5, 2011

Posted by breavman in Uncategorized.
1 comment so far

Violeta había sido una mujer joven y fuerte. De piernas duras y delgadas, como un galgo. Para escapar.

El día que comienza esta historia, era noche y fue  su primer dia. Envuelta en los brazos de su hombre, se dejó amar con tanta violencia y durante tantas horas, que quedo preñada de muchos hijos. Sus partos se sucedían cada 9 meses a lo largo de años, pues los niños se gestaban uno tras otro. El semen inhundaba su vientre, su cuerpo se fecundaba en cada recuerdo y un nuevo embarazo tras cada parto se sucedía sin remedio.